Alafarpe forma parte del grupo de organizaciones líderes en esta tarea

Fue reconocida con el Premio Lighthouse de Ética Empresarial por su dedicación al desarrollo e implementación del Marco Consensuado de Ética.

El Perú obtuvo el galardón Lighthouse Award de APEC por su contribución y liderazgo en la promoción de la ética en el sector salud, a través de la implementación del Marco Consensuado para la Colaboración Ética Multisectorial en el sector farmacéutico y de dispositivos médicos del país; y en el cual Alafarpe participa activamente como representante de la industria farmacéutica de innovación.

Este premio fue entregado en el marco del Foro de Ética en los Negocios para Pequeñas y Medianas Empresas – APEC 2017, el cual se celebra en la ciudad de Hanoi, Vietnam y congrega a líderes de las 21 economías de este bloque; representa un importante reconocimiento a los esfuerzos realizados por el actual Gobierno, a través de la DIGEMID, las distintas organizaciones de la industria farmacéutica, asociaciones de pacientes y sociedades médicas.

Angela Flores, directora ejecutiva de Alafarpe, y quien actualmente participa del Foro APEC 2017, explicó que el modelo peruano se ha convertido en un ejemplo clave para todos los países miembros de este bloque, dado que ha elevado el estándar ético en salud y evidencia del impacto positivo de los esfuerzos del sector público y privado; el cual debe continuar con la promoción de la existencia de Códigos de Ética y su adecuada implementación para el sector salud.

A través del Marco Consensuado, firmado en setiembre de 2016, ALAFARPE se comprometió junto a diferentes instituciones a guiar y fortalecer las interacciones entre los diferentes actores del sector salud. De esta manera la industria farmacéutica, la sociedad civil, el Estado, los profesionales de la salud y los pacientes han trabajado en el diseño de mecanismos dirigidos a fortalecer la confianza y facilitar la comunicación entre las partes.

Gracias a la participación de todos, ya registramos un avance de 86% para que todos los actores del sistema de salud ya cuenten con un Código de Ética debidamente implementado, que consolide el desarrollo de un sistema de salud que proteja y respete el valor de la vida, y que promueva la participación de todas las organizaciones de forma responsable, orientada a atender las necesidades de las personas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.