Buenas posturas previenen los accidentes de trabajo

Las prácticas ergonómicas para evitar una mala postura son efectivas contra los daños físicos y las ausencias que estos provocan.

La ergonomía protege la buena postura y seguridad del personal en cualquier trabajo, reduciendo el riesgo de sufrir fatiga, lesiones o dolencias. Por esto es un aspecto importante para mejorar la productividad.

Según información de la Organización Mundial de la Salud – OMS, el invertir en en ergonomía puede ayudar a reducir el absentismo por enfermedad en un 27% y los costos de atención sanitaria en 26%.

En vista de ello, la empresa peruana especialista en mobiliario corporativo, VISSO, comparte cuatro prácticas eficaces para cuidar la salud de los trabajadores y optimizar así la productividad y el beneficio económico.

  • Espacios cómodos con mobiliario adecuado.

Invertir en sillas, escritorios, apoya pies o porta monitores es bastante rentable si se toma en cuenta los efectos que puede tener sobre los colaboradores.

  • Elevar la calidad del clima laboral

Una ergonomía eficiente evita la fatiga y la frustración, más ante muchas horas al día frente a una computadora o administrando documentos en estantes mal estructurados. Lo ideal es adecuar el entorno a las necesidades de cada puesto para mantener la armonía y el trabajo productivo.

  • Promover una cultura de seguridad.

Perú está expuesto a movimientos sísmicos frecuentes, entonces trabajar en un ambiente bien estructurado con muebles funcionales (escritorios adaptables o mesas de reunión modernas) promueve espacios seguros, a prueba de posibles accidentes laborales como los que un siniestro podría provocar.

  • Optimizar la eficiencia laboral.

Al diseñar un puesto de trabajo, recordar que la postura correcta demandará menor esfuerzo, movimiento flexible, mejores alturas y maniobras, haciendo un trabajo más agradable y en consecuencia más eficiente.

 

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.