La violencia contra la mujer cuesta a las empresas $ 7,444 millones por año

Experta María del Pilar Durand capacita a empresas e instituciones para identificar las “situaciones de violencia” que sufren muchas trabajadoras en sus hogares.

La incidencia de la violencia contra las mujeres en el ámbito laboral en el Perú es tan alarmante como invisible. Detrás de cada caso de violencia hay un agresor, una víctima (muchas veces en silencio) y también hay un entorno laboral que padece las consecuencias emocionales y económicas, derivadas de ambos actores, en forma de accidentes de trabajo, falta de motivación y rendimiento, tardanzas y renuncias. Y esto ocurre porque muy pocas mujeres se atreven a denunciar lo que viven en sus hogares, y porque muy pocas empresas poseen programas de prevención y atención de casos violencia contra la mujer.

Las secuelas son evidentes -como explica la experta María del Pilar Durand, gerente de Recursos Humanos de Laboratorios Bagó-, pero sólo uno de cada diez casos de violencia familiar llega al área de gestión humana de las empresas”. Por eso “es importante entrenar a las personas para que aprendan a identificar casos de compañeros/as que viven situaciones de violencia con sus parejas y poder romper la dinámica de comportamientos machistas”.

Durand ofrece charlas en empresas y organizaciones con el asesoramiento del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables y el Programa Regional ComVo Mujer de la Cooperación Alemana. “Se les habla del significado y origen de palabras como machismo y feminismo; explicamos los tipos de violencia, que pueden ser  violencia psicológica (por ejemplo, el control de la vestimenta), violencia social (acoso callejero), violencia física (empujones y/o golpes) o como el más fatal, el feminicidio.

 

Otro aspecto importante en las charlas es “hablar sobre algunos estereotipos y mitos existentes por la sociedad machista en la que aún vivimos, como que hay personas para quienes no existe machismo ni violencia hacia las mujeres; y ahí están las cifras para evidenciar la gravedad de este fenómeno: 4 de cada 10 mujeres han sufrido de violencia física en el Perú; se pierden 70 millones de días laborales por año, lo que representa alrededor del 3.9 % del PBI nacional; o que el 52% del costo de la violencia familiar en las empresas es producto del presentismo de la víctima o del agresor,  ya que no están enfocados en su trabajo”, señala la experta.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.