Ocho claves para que la tecnología sea una aliada en la educación de los niños

Los padres con hijos en edad preescolar (de 3 a 6 años) son conscientes de que la tecnología está presente en la educación de sus niños, por eso es importante conocer los beneficios de las herramientas tecnológicas en esta área.

Al respecto, de acuerdo a los resultados exitosos de T-Box Junior, programa de tecnología educativa para niños en nivel preescolar, Carlos Monge, Director Ejecutivo de T-Box Perú, señala ocho factores relevantes que los padres deben considerar para que un programa de tecnología educativa sea provechoso para la educación de sus hijos:

  1. Aprenden haciendo. Los niños siempre son los protagonistas, la tecnología facilita un aprendizaje activo y totalmente práctico, donde se resuelven creativamente tareas o problemas.
  2. Aprenden divirtiéndose. La actividad lúdica es una herramienta fundamental. Se debe incorporar el juego como un medio que permite a los niños y niñas comunicarse, crear y cooperar.
  3. Fomenta el aprendizaje útil y relevante. Los proyectos enriquecidos con tecnología permiten el descubrimiento de nuevas experiencias y su conexión con los conocimientos que los pequeños ya poseen, así emplean información útil para una tarea concreta.
  4. Tiene un ambiente seguro y de respaldo. Es fundamental que en esta etapa los niños se desenvuelvan en un escenario de afectividad y confianza. Los proyectos deben contemplar el uso responsable y seguro de la tecnología.
  5. Fomenta la creatividad. Más allá del uso de la tecnología en sí, se debe alentar la creatividad para resolver diversas tareas asociadas a un proyecto de su interés.
  6. Comunican ideas y opiniones de forma efectiva. La tecnología facilita que los estudiantes comuniquen ideas, opiniones y emociones usando diferentes medios y formatos. Apoya el desarrollo de habilidades de lectoescritura y la coordinación óculo-manual.
  7. Trabajan en equipo efectivamente. La tecnología es un medio para que los niños desarrollen sus proyectos de forma cooperativa, así se fomenta la práctica de valores como respeto, cortesía, equidad y tolerancia, entre otros.
  8. Evaluación auténtica y objetiva. En el nivel preescolar la evaluación se centra en la observación permanente y su registro oportuno, además de la valoración del portafolio de cada proyecto.

La propuesta de tecnología educativa T-Box Junior comprende un currículo completo con todos los recursos: estrategia y material didáctico, plataforma en Internet, capacitación y asistencia técnica-pedagógica para impartirlo, y se enfoca en utilizar la tecnología como una herramienta para facilitar la creatividad, la exploración, el pensamiento lógico-matemático y la actividad lúdica en el proceso educativo, teniendo al Pensamiento Computacional como eje central, pues combina las habilidades de pensamiento crítico con el poder de la tecnología para resolver problemas.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.