Problema común de las mujeres: Los quistes en los ovarios.

El quiste es una lesión que puede presentarse en varias partes de nuestro cuerpo.

Es básicamente una burbuja envuelta por una membrana delgada, que contiene aire o sustancias líquidas (o semilíquidas) en su interior. El ovárico, es un saco lleno de líquido en o sobre un ovario. Generalmente, se forma durante la ovulación, cuando el ovario libera un óvulo.

Como señala la ginecóloga Giovanna Callirgos de la Clínica Auna Bellavista, es una lesión que, cuando es pequeña, generalmente no causa síntomas y puede desaparecer espontáneamente con el tiempo. Sin embargo, si hay crecimiento del quiste ovárico, rotura o torsión, pueden ocasionar síntomas en la mujer como dolor o pesadez en el área pélvica o abdominal incluso durante las relaciones sexuales. También puede presentar distensión abdominal, náuseas, ganas de orinar con frecuencia (si la vejiga está comprimida), dificultad o ganas repentinas de evacuar (si el recto está siendo comprimido) y aumento de peso.

El cuadro clínico de un quiste ovárico roto suele ser un repentino y se presenta con severo dolor unilateral en la pelvis. Durante un esfuerzo físico o en las relaciones sexuales suele ocurrir roturas. En raras ocasiones, la ruptura del quiste puede provocar hemorragias graves. Puede ocurrir sangrado vaginal, pero no es un síntoma común de quiste ovárico roto. Por otro lado, cuando el quiste crece demasiado, puede girar alrededor de su propio eje, causando una torsión. El cuadro es similar a la ruptura del quiste, con intenso y repentino dolor unilateral pélvico o abdominal.

¿Cuándo operar?

Giovanna Callirgos, ginecóloga de la Clínica Auna Bellavista recomienda la cirugía para extirpación como una opción a tener en cuenta sólo si el quiste es muy grande, generalmente mayor a 5 cm con crecimiento continuo, y causa síntomas muy intensos, especialmente si presenta una apariencia sospechosa en los exámenes de imagen. Los quistes ováricos causados por endometriosis también generalmente requieren tratamiento quirúrgico.

En el caso de las mujeres mayores generalmente los quistes ováricos no desaparecen espontáneamente. Sin embargo, esto no significa que deban ser extraídos por cirugía. Si el quiste es pequeño, asintomático y claramente benigno, es necesario solamente seguirlo con pruebas de imagen cada 3 o 6 meses.

Si usted tiene quistes frecuentes, su ginecólogo le puede recetar píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales). Estos medicamentos pueden reducir el riesgo de nuevos quistes ováricos, pero no disminuyen el tamaño de los quistes existentes.

Para mayor información, visite www.auna.pe/bellavista

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.