Seis beneficios que los estudiantes obtienen al aprender programación

Hoy, aprender programación es indispensable para que niños y adolescentes pasen de ser netamente consumidores de tecnología a productores de esta.

Según Hugo Aguirre, Director Ejecutivo de T-Box Educación para Latinoamérica, “la programación puede convertirse en un excelente vehículo para el aprendizaje, beneficiando a estudiantes de todos los niveles educativos”.

“En T-Box estamos convencidos que todos los estudiantes están llenos de talento y la tarea principal de nuestro sistema educativo es potenciar al máximo estas capacidades. La programación puede ayudar a construir experiencias de aprendizaje en las que los niños y jóvenes exploren diversas áreas, desde arte hasta el diseño de modelos robóticos”, explica Hugo Aguirre.

En ese sentido, señala seis beneficios que los estudiantes obtienen al saber programar y convertirse en productores de tecnología:

1. Aprender a pensar ordenadamente y con lógica los hace mejores estudiantes, así tendrán un mayor interés en áreas como las matemáticas y ciencias.
2. Los niños que dominan la programación tienen más posibilidades de pasar a ser creadores de tecnología en cualquier momento.
3. Cuando los niños saben programar y pasan a ser productores de tecnología, encuentran una forma de hacer sus ideas tangibles. Por ejemplo, si un grupo de estudiantes tiene una idea, pueden programar un juego que la exprese.
4. Con prueba y error, los estudiantes van fortaleciendo su capacidad para resolver problemas. Al programar tienen un objetivo, conseguir que el programa o el robot haga eso que quieren, los reta a hacerlos cada vez mejor.
5. La programación es excelente para colaborar y trabajar en equipo. En un proyecto de programación, los estudiantes pueden asumir diferentes roles para alcanzar el resultado que todos esperan.
6. Los estudiantes viven una experiencia directa como productores de tecnología: programan sus propios videojuegos, crean sitios web, diseñan y programan aplicaciones para dispositivos móviles, crean soluciones software para necesidades específicas y construyen y programan sus propios robots.

En la actualidad, existen muchos lenguajes de programación completamente gráficos que facilitan su aprendizaje desde edades muy tempranas. “En T-Box evaluamos distintos lenguajes de programación y ofrecemos proyectos educativos para que los estudiantes creen invenciones de su interés y edad: animaciones, juegos, aplicaciones, sitios web o el comportamiento de un robot”, señala Hugo Aguirre.

Es importante agregar que en la formación integral de los estudiantes, detrás del uso de la programación, está el Pensamiento Computacional, que combina el poder de la tecnología con el pensamiento crítico para resolver problemas concretos. “El talento es diverso y, por lo tanto, es importante que los centros educativos ofrezcan múltiples experiencias de aprendizaje; la tecnología usada de forma creativa puede ayudar a transformar el proceso educativo”, concluye.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.