Todo tipo de baile genera una vida saludable

Los bailes que se ejecutan con una coreografía ejercitan la mente del menor. La marinera y el ballet permiten generar control y consciencia de su cuerpo.

Desde muy pequeñitos, a los niños, les encanta bailar. Al escuchar música enseguida su cuerpo empieza a moverse. El baile es una actividad que debe fomentarse porque es muy beneficiosa para los niños, tanto desde el punto de vista físico como psíquico.

El baile, al generar movimiento en el cuerpo, origina activaciones y desarrollo neuronal en los niños.

Existen los bailes dirigidos, como la marinera o el ballet, donde además de este beneficio biológico, logramos crear una disciplina que permite generar un control y consciencia de su cuerpo. Este tipo de bailes que se ejecutan con una coreografía que requiere que se memoricen pasos, ejercita automáticamente la mente del menor,

“Los bebés  refuerzan sus destrezas motrices, descubren diversos movimientos que los ayudan a reconocer su esquema corporal, estimulan el lenguaje, y por sobretodo, les permite tener seguridad en sí mismos. En los talleres que llevamos a cabo con bebés, los bailes se ejecutan con papás, lo que resulta muy beneficioso para crear vínculos afectivos  a través del cruce de miradas”, afirma Carolina Mercado, coordinadora del programa menores de YMCA Surco.

En el caso de los niños más grandes, el baile genera movimientos espontáneos, creados o dirigidos, que contribuyen enormemente para que tengan una mejor coordinación. Al interactuar en bailes o danzas en parejas, se aprende a respetar al otro, seguir indicaciones y mantener una disciplina en clase. “Si este aprendizaje además luego se presenta en una actuación por ejemplo, al estar frente de un público, se vencen miedos, se mejora el desenvolvimiento y se aplica lo aprendido, estimulando la confianza y seguridad de los menores”, indica la especialista.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.