El proyecto internacional Comida Para Todos busca generar apoyo a hogares vulnerables y a restaurantes afectados por la pandemia.

Desde el proyecto se producirá una cadena de ayuda social que beneficia a restaurantes, agricultores, productores, transportistas y negocios afines del sector gastronómico.

A causa de la pandemia, la situación de pobreza se ha incrementado ante la falta de empleos. El sector servicios, por ejemplo, registra una caída de 58.2% de empleos que representa una pérdida de cerca de 863 mil 600 puestos de trabajo. Ante esta situación el proyecto busca reactivar al sector gastronómico generando una cadena de ayuda social. La intención es brindar el apoyo necesario a hogares vulnerables desde Comida Para Todos.

El objetivo es llevar alimento y educación alimentaria a zonas vulnerables de Lima, mientras se brinda apoyo económico a restaurantes afectados por la pandemia. Los restaurantes se encargarán de preparar almuerzos nutritivos (con productos adquiridos a pequeños agricultores y productores); para donarlos a ollas comunes que se encuentran próximas a su local. Así mismo capacitará a todos los beneficiarios del proyecto en temas relacionados a los alimentos. La meta de Comida Para Todos es alimentar a más de 1,000 personas diariamente en un período de 5 meses, con 110, 000 almuerzos gratuitos y nutritivos preparados por restaurantes localizados en el Centro de Lima.

“A través de Comida Para Todos buscamos no sólo abastecer gratuitamente de comida nutritiva a las personas que más lo necesitan, sino aún más importante es educar y guiar a las familias beneficiarias sobre una alimentación adecuada para su desarrollo y crecimiento, y así ayudar a que las personas a su vez entiendan la importancia de nuestra biodiversidad, respetarla, aprovecharla y sobre todo cuidarla”. Informó fundadora de La Revolución y vocera del proyecto, Karissa  Becerra.