Un grupo de manifestantes que apoyan la disolución del Congreso por parte del presidente Martín Vizcarra, se enfrentaron a la Policía Nacional a la altura de la cuadra 6 del jirón Áncash, en las cercanías del Parlamento.

Los efectivos hicieron un cerco en el lugar y retomaron el control con bombas lacrimógenas.

Posterior de que fueran atacados por un grupo de personas, con palos, basura y otros objetos, que pretendía acercarse cada vez más a la sede del Legislativo.

Además, algunos jalaron algunas rejas de seguridad que servían de cerco de las principales calles aledañas al Congreso. La Policía intervino a algunos de los manifestantes.

La Policía tuvo que usar gases lacrimógenos para controlarlos, pese a ello, los manifestantes continuaron con las arengas para mostrar su apoyo en cuanto a la decisión de Vizcarra de cerrar el Congreso.

Mientras tanto, el Congreso aprobó suspender por un año a Vizcarra en su cargo como presidente de la República. Mercedes Aráoz juró como jefa de Estado por el titular del Congreso, Pedro Olaechea.

Minutos antes, Martín Vizcarra nombró como nuevo jefe de gabinete a Vicente Zeballos, quien se desempeñaba como titular del ministerio de Justicia y Derechos Humanos.