En el hospital Arzobispo Loayza del Ministerio de Salud (Minsa) se realizó este año el segundo trasplante de riñón y se trato de una madre que le hizo la donación a su hija.

Asimismo, la madre manifestó que “para mí lo más importante era luchar por mi hija y me prometí cuidarla siempre”.

Además añadió que “darle esta oportunidad de vida es muy importante para mí como madre, por ello yo estoy muy agradecida con los médicos del hospital Arzobispo Loayza que nos apoyaron desde un inicio, brindándonos un soporte familiar y de protección”.

Por su parte, la paciente agradeció a los médicos y en especial a su madre, quien le dio la oportunidad de seguir viviendo.

A partir de ahora debe cuidarse y llevar una vida saludable. “Yo le pido a todas las personas que puedan realizar una donación de órganos que la realicen, porque pueden salvar la vida de muchas personas”, agregó la joven.

Hospital Arzobispo Loayza

El procedimiento fue realizado por un equipo de profesionales y forma parte del programa de trasplantes de riñón que se retomó hace tres meses en el hospital, dado que existen muchas personas con insuficiencia renal crónica que necesitan de este tratamiento para poder vivir.

De esta manera, el director del hospital Arzobispo Loayza, Juan Machicado Zúñiga, precisó que la paciente tuvo un diagnóstico de insuficiencia renal en estadío V que la hizo formar parte del programa de hemodiálisis crónica hace 3 años.

Además, tiene lupus eritematoso sistémico, afectándole en muchos aspectos y no permitiéndole llevar una vida normal. Por ello, a fin de darle mejor calidad de vida, fue sometida a un trasplante renal.

Equipo multidisciplinario

También explicó que estas cirugías se realizan en simultáneo con la intervención de tres equipos multidisciplinarios: uno encargado de la extracción del riñón de la madre como donante viva, otro realiza la cirugía de banco.

Y finalmente, otro equipo coloca el riñón en el receptor. Todo ello se efectuó con el apoyo de especialistas del hospital Guillermo Almenara, de Essalud, a quienes agradeció por su participación.

“Ahora las pacientes se encuentran evolucionando favorablemente luego de la operación. Tendrán que continuar con el tratamiento y llevar una vida saludable. Con el pasar del tiempo ambas pacientes podrán llevar una vida normal”, puntualizó Machicado.

Agregó que la planificación del trasplante requirió la participación de un equipo de trabajo integral y multidisciplinario, quienes preparan a la paciente con mucho tiempo de anticipación y realizando varias evaluaciones, como la de histocompatibilidad, la cual es una de las pruebas más importantes.

Por último, el director del hospital Arzobispo Loayza hizo un llamado a los ciudadanos para que se solidaricen con las personas que requieren donación de algún órgano.