El centro histórico de Lima, luego de 60 años de ausencia volvió a colmarse con la alegría del carnaval, permitió que los asistentes disfruten de la festividad de antaño, una fecha emblemática llena de color, música y bailes tradicionales del país.

El pasado domingo 23 de febrero, los turistas y peruanos se congregaron en la Plaza de Monserrate y disfrutaron del festival gastronómico “Domingo de Carnavales”, hubo una exposición de platos criollos como la causa limeña, el arroz con pollo y pescado frito.

Todo un día lleno de alegría

Entre las actividades que pudieron disfrutar los asistentes estuvieron las danzas tradicionales como el vals, festejo, zamacueca, polka, el son de los diablos, entre otras.

Además, del paso del gran corso que inició su ruta a las 3:00 de la tarde, desde la Plazuela de Monserrate hacia la Plaza de Armas, encabezado por un imponente carro alegórico que reunió tres elementos emblemáticos de Lima: la Flor de Amancaes, las garzas huaco y la Portada de Maravillas.

Las familias que acudieron al ‘Carnaval de Lima’ recibieron polos y antifaces que fueron otorgados por la comuna limeña.

Además, recorrieron las calles de la capital acompañados de más de 90 danzantes (20 danzantes de festejo, 16 de zamacueca, 20 del son de los diablos, 24 de vals y 12 de polca), muñecones, cuatro carros antiguos, un carro alegórico inspirado en la Mariposa Monarca y otro en la cultura Ychsma.

Un cierre fantástico

El frontis del Palacio Municipal fue el escenario del espectáculo central del corso: la participación de 10 campeones de Marinera Limeña, que expusieron los mejor de su arte y pusieron a bailar a todos los asistentes. De esta manera, la Municipalidad de Lima reafirmó el compromiso de continuar desarrollando este tipo de acciones que buscan recuperar festividades de antaño para el disfrute de todos los ciudadanos.