El presidente de la república, Martín Vizcarra, señala el caso Richard Swing como una cortina de humo para desviar la atención.

El primer mandatario nacional indicó que “insistirá” a la fiscal de la Nación para responder sobre la investigación. Sin embargo, la abogada Cecilia Madrid sostiene que dicha solicitud no tendrá ningún efecto legal.

Martín Vizcarra estableció una nueva estrategia de defensa comunicacional. El presidente señala que “pronto se sabrá” que el caso Richard Swing “es una cortina de humo”. A su parecer, este caso se presenta con la intención de evitar que se hable de temas de corrupción que vincula a anteriores gobiernos.

Igualmente, Vizcarra dijo que es “raro” que los contratos entre Richard Cisneros y el Ministerio de Cultura por los que ganó más de S/154 mil sean considerados un “tema más importante” que la admisión de responsabilidad de Odebrecht en siete investigaciones de corrupción.

Además indicó que pese a su inmunidad, insistirá a la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, para ponerse a su disposición y colaborar con las investigaciones “desde ahora”.

Al respecto, la abogada Cecilia Madrid explicó que el pedido no tiene ningún efecto legal, dado que el presidente tiene inmunidad hasta el final de su mandato. Esto de acuerdo con la Constitución y es una prerrogativa que no puede abandonar por ser inherente al cargo que ejerce.