Iker Casillas aprovechó el último campeonato con la casaquilla del Porto y anunció su retiro del fútbol profesional con aroma de gloria.

El portero ídolo del Real Madrid y campeón del mundo con la selección de España pasó un año y dos meses sin jugar tras sufrir un infarto. El incidente hoy lo hace bajar la persiana a los 39 años y ser reconocido como una de las leyendas del fútbol.

“Lo importante es el camino que recorres y la gente que te acompaña, no el destino al que te lleva, porque eso con trabajo y esfuerzo, llega solo y creo que puedo decir, sin dudar, que ha sido el camino y el destino soñado. Gracias”, escribió Iker Casillas en sus redes sociales, donde anunció su retiro.

El golero del Porto parecía adelantar su retiro cuando un infarto puso en riesgo su vida. El golero esperaba los dictámenes médicos para tomar la decisión, la cual alargó, pero un año después sucedió lo inevitable. Aquel problema médico lo aparta de la vida deportiva, pero seguiría ligado al fútbol y haría carrera administrativa en el Real Madrid.

Iker Casillas ganó la copa del mundo en Sudáfrica, levantó dos Eurocopas en Viena y Kiev. Fue héroe del Real Madrid en Glasgow en la Novena y el capitán de la Décima. Un jugador que ha marcado historia en los últimos 20 años del fútbol español, dos décadas imborrables que ahora pasan directamente al archivo de los buenos recuerdos.