Con un mensaje de empoderamiento femenino y la reivindicación de la cultura latina brilló el show que dieron Shakira y Jennifer López, en el medio tiempo del Super Bowl 2020.

El partido donde Kansas city Chiefs venció a los San Francisco 49ers y obtuvieron el título de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) de EEUU luego de 50 años, se celebró en el estadio Hard Rock de Miami, en Florida.

En menos de 15 minutos, las intérpretes dieron un show muy latino en el super Bowl, donde bailaron desde salsa hasta la danza del vientre. Incluso J-lo demostró lo aprendido con el pole dance y Shakira tocó la batería como en los viejos tiempos.

Tono político

La presentación también tuvo su momento político, que vino de la mano de Jennifer López cuando cantó con su hija de 11 años, Emme Muñiz su éxito Let’s Get Loud junto a un coro de niños. Ese fue el momento épico del espectáculo.

“Mientras Muñiz cantaba, otros niños bailaban en estructuras en forma de jaula, una referencia sutil, pero un posible guiño a los miles de niños, la mayoría de los países latinoamericanos, que han sido detenidos en la frontera al sur de Florida”, opinó en la revista Vanity Fair, Erin Vanderhoof.

Durante esa misma presentación cantaron un verso de Born In The Usa, mientras que J-lo se envolvía con un abrigo de plumas que tenían la bandera de Estados Unidos por fuera y la puertorriqueña por dentro.

Según explicó la corresponsal musical de BBC, Mark Savage, fue “un guiño no tan sutil al manejo del gobierno de Trump de la ayuda para la isla, después de que fue devastada por dos huracanes en 2017”.

“La bandera puertorriqueña brilló al sonar la icónica canción de Springsteen, como para recordar a los televidentes que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses”

Erin Vanderhoof, periodista de Vanity Fair