El príncipe Carlos de Inglaterra, hijo de la reina Isabel II, dio positivo para Coronavirus, según ha confirmado una portavoz de Clarence House, su residencia oficial.

De acuerdo con el comunicado, el príncipe de Gales, de 71 años, “ha manifestado algunos síntomas leves, pero por lo demás, sigue gozando de buena salud y ha estado trabajando desde casa en los últimos días”.

A su esposa, Camilla Parker Bowles, duquesa de Cornualles, también se le realizó el test del Covid-19, pero dio negativo.

Permanece en cuarentena

Según indican en la nota oficial, “siguiendo la recomendación médica y del Gobierno, el príncipe y la duquesa están ahora aislados en su casa en Escocia”.

El hijo de Isabel II, permanece en cuarentena en Balmoral, en Escocia, mientras que su madre, está recluida en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres.

Último evento

El último compromiso público del príncipe Carlos fue el pasado 12 de marzo y ese mismo día estuvo en contacto con su madre.

Durante ese último acto al que acudió en el London Palladium a los premios Prince’s Trust y TK Maxx Homesense, el príncipe heredero adoptó un nuevo protocolo para la prevención del contagio del virus, sustituyendo los apretones de manos por el saludo Namaste.

El príncipe Carlos de Inglaterra dio positivo para Coronavirus

Es difícil determinar donde se contagio

Las pruebas fueron hechas por el Servicio Nacional de Salud (NHS, en inglés) en Aberdeenshire (Escocia), ha indicado Clarence House, que también ha precisado que es difícil saber dónde se contagió Carlos debido a la cantidad de compromisos que ha tenido en las últimas semanas.

Carlos y Camila dejaron Clarence House hace algunos días y se instalaron en los remotos terrenos del castillo de Balmoral, una de las residencias favoritas de la familia real británica, donde el príncipe tiene otra residencia aledaña llamada Birkhall.

La Reina Isabel II está evitando contactos

La reina, de 93 años, se trasladó la semana pasada desde el palacio de Buckingham, en Londres, a Windsor, su residencia de fin de semana, como medida de precaución dada su avanzada edad.

El marido de la soberana, el duque de Edimburgo, de 98 años, también permanece en el castillo de Windsor. Ambos están bien y siguen el consejo de los médicos, según fuentes de la realeza.