Una mujer de 22 años y su novio fueron azotados en Indonesia como castigo por haber tenido relaciones sexuales premaritales, algo que es considerado un delito por la ley islámica.

La aplicación de la pena tuvo lugar en un estadio de la ciudad de Lhokseumawe frente a una pequeña multitud. Aunque se llevó a cabo en un espacio público, se restringió la entrada de menores de edad, informaron medios locales.

Durante el castigo ambos condenados recibieron 100 latigazos, que resultaron especialmente dolorosos para la joven. En varias ocasiones el verdugo tuvo que detenerse ante las súplicas de la mujer, que no soportaba los golpes.

Junto con la pareja también fue reprendido un adolescente de 19 años que al parecer tuvo relaciones sexuales con una menor de edad.

Testigos aseguran que los golpes que le propinaron hicieron que la camisa del muchacho se empapara por completo de sangre. Además de recibir los azotes el acusado deberá cumplir cinco años de prisión.

La flagelación se usa como castigo en Aceh para delitos como los juegos de azar, el consumo de alcohol, el sexo entre personas del mismo género o las relaciones sexuales fuera del matrimonio.

El presidente de Indonesia, Joko Widodo y los grupos de derechos humanos critican duramente estás practicas.

Alarmante cifra de niños asesinados tras la guerra