Más de 200 cohetes fueron lanzados sobre Hama, una provincia Siria que se encuentra unos 265 kilómetros al norte de Damasco, capital del país sirio. El intenso bombardeo dejó una gran destrucción en las zonas pobladas del lugar.

Un militar sirio aseguró que fueron más de 100 proyectiles de morteros los cuales fueron disparados por terroristas, estos cayeron específicamente en Joreen y Rassif. Ambos poblados quedaron totalmente destruidos, son muchas viviendas con daños materiales.

Debido a todos estos ataques, Rassif se encuentra totalmente despoblado, mientras que en Joreen son muchos los habitantes que han tenido que abandonar su hogar, para poder trasladarse a sitios muchos más seguros.

Una de las constantes razones por las cuales hay estos problemas, es que la provincia siria de Idleb se encuentra sometida a un acuerdo de zona de distensión, este nunca fue respetado ni tomado en cuenta por los radicales que constantemente atacan tanto al ejército sirio como a las provincias de Latakia, Alepo y Hama.