Desde la Red de Salud Pacífico Norte de Chimbote, en Áncash, brindan tratamiento de rehabilitación a policías afectados por el COVID-19.

La intención de los profesionales de la salud es que los efectivos afectados con la COVID-19 logren recuperarse. Enfocándose tanto en las consecuencias físicas de la enfermedad, como también en las emocionales.

La iniciativa forma parte del plan Khuskam, que en quechua significa unidos. Los profesionales de la salud brindan tratamiento de rehabilitación a policías por coronavirus (COVID-19). Que de acuerdo con un reporte de la Región Policial de Áncash, al menos 2,100 agentes se contagiaron; y el 90% logró superar la enfermedad.

En esta oportunidad, los agentes de la División Policial de Chimbote participaron de actividades recreativas, ejercicios al aire libre y acciones de relajamiento. Estas acciones buscan fortalecer la confianza, controlar la inseguridad, la ansiedad y evitar episodios de depresión.

Cabe destacar que durante las sesiones de terapia se respetan las normas de seguridad sanitarias. Como el distanciamiento social, uso de mascarillas y protectores faciales. Así como la desinfección de manos y control de temperatura.

Además, las actividades recreativas se realizan al aire libre para evitar posibles contagios en espacios cerrados. Cumpliendo también con las indicaciones de salubridad pública.