La Policía Nacional detuvo ayer en la tarde en Lima, al gobernador regional de Puno, Walter Aduviri, tras permanecer varios días en la clandestinidad.

Aduviri tiene una sentencia de seis años de prisión efectiva como coautor no ejecutivo del delito contra la tranquilidad pública, en la modalidad de disturbios, durante el denominado ‘Aimarazo’, en el 2011.

Según su abogado, Carlos Torres Caro, Aduviri planeaba entregarse. “Él iba con su hermano a entregarse, previa coordinación con sus abogados y la comisaría, y la policía lo capturó”.

Torres Caro manifestó que Aduviri tiene toda la voluntad de contribuir a la justicia y por eso se está sometiendo a derecho.

Asimismo, al ser cuestionado sobre por qué el gobernador regional de Puno no se había entregado, el abogado respondió que esperaban la orden de captura.

Finalmente para el día de hoy el juez dispondrá el internamiento de la exautoridad en un penal, que probablemente será el de Puno.

Vladimir Cerrón se entregó a la justicia