La Comisión de Venecia, órgano consultivo del Consejo de Europa en materia constitucional, publicó hoy una opinión solicitada por el Perú en la que recuerda que “todo proceso de reforma constitucional debe preservar el principio de separación de poderes”.

Asimismo, la Comisión de Venecia indica que “vincular una reforma constitucional a una moción de confianza es inusual”.

Además agrega que el presidente puede iniciar la reforma con la aprobación del Consejo de Ministros, “el Congreso debe ratificar los cambios”.

Para aprobar una serie de enmiendas constitucionales relativas a los poderes judicial y legislativo, el presidente peruano, Martín Vizcarra, presentó una cuestión de confianza con la amenaza de disolver el Congreso.

Así, el Parlamento aprobó la reforma, aunque con algunos cambios en su esencia, que en opinión del mandatario distorsionan su objetivo y significan una negativa de confianza.

Vizcarra decretó la disolución del Legislativo hace dos semanas y convocó comicios legislativos. La Comisión de Venecia defiende que “la decisión de disolver el Congreso no estuvo ligada a la aprobación de la reforma constitucional”.

También señala que la Constitución peruana “no establece ninguna limitación explícita con respecto a los problemas que puedan estar vinculados a una cuestión de confianza”.

Por consiguiente, recomienda el organismo europeo que un proceso de reforma constitucional debe ser aplicado de un modo abierto, transparente y democrático.

En este sentido, la opinión aconseja “dar suficiente tiempo para celebrar debates públicos e institucionales que garanticen la legitimidad de la Constitución y su desarrollo a lo largo del tiempo”.